Atención al cliente 910 60 60 61 info@dinevo.es Horario de atención: Lunes-Viernes 9-21. Sábados 9-14.

5 hábitos para dejar de perder dinero

Persona haciendo cálculos para no perder dinero

“¿Dónde me he gastado tanto dinero últimamente?”, piensas mientras chequeas tu aplicación del banco. En este momento te invade el sentimiento de culpa porque ves que la mayoría de gastos los podrías haber evitado: has comprado muchas cosas innecesarias, te has pasado comiendo fuera porque te daba pereza cocinar…. La cadena de arrepentimientos puede llegar a ser muy larga. 

Chico revisando la app del banco en su móvil

Es una realidad que los salarios en España no son todo lo bueno que nos gustarían y que el alquiler en numerosas ocasiones no ayuda a tener una economía holgada. No obstante, tenemos interiorizados unos hábitos que nos hacen incurrir en gastos eludibles. 

Dejar de perder dinero: ¡mi reto! 

Además, ahora que estamos en una situación de incertidumbre en la que no sabemos cómo va a ser el avance de la economía ni cómo va a evolucionar la crisis con la pandemia, necesitamos tener conocimiento de ellos para intentar evitarlos en la medida de lo posible. 

Cómo puedo ahorrar dinero. Esa es la pregunta que todos nos hacemos en estos meses cuando miramos nuestra app del banco. El primer paso está en nuestra mano, solo tenemos que pararnos a pensar en qué nos hemos acostumbrado a gastar y qué acciones hemos normalizado. Nosotros vamos a plantear 5 supuestos. 

1. Las facturas sin revisar

Los tickets de compra no solo tienen la función de comprobante para devolver el producto si no nos convence. Tampoco sirve de papel de almacenaje en algún lugar recóndito del bolso o mochila. 

Las facturas de la luz, del agua, de internet…. Todos estos comprobantes además de informarte del gasto, revelan otros datos. ¿Te han cobrado una potencia mayor de la que realmente necesitas? ¿Estás pagando por una velocidad de internet mayor y realmente no te hace falta? ¿Han incluído en tu ticket más productos de los que llevas en la cesta? 

Es imprescindible comprobar y revisar estos documentos. En más de una ocasión estamos perdiendo pequeñas cantidades de dinero mensuales que pueden suponer un ahorro para nuestra economía total. 

2. La compra por impulso

¿Cuántas veces has llegado a casa con un pack de leche de seis unidades y has dicho: “¡anda, si tenía leche!”?. Incontables veces. ¿Cuántas veces has comprado prendas que solo te han llamado la atención pero nunca te has puesto? Muchas

Debemos revisar nuestra compra impulsiva y la mejor forma es no adquirir el producto en el momento, sino esperar unos días y pensar en si realmente nos hace tanta falta. Con respecto a los excesos de compra en el super, lo mejor es hacer una lista similar a un inventario con las cosas que tenemos en casa. También es buena opción para controlar gastos idear un menú semanal y ceñirnos a los ingredientes que necesitamos para cada una de las comidas.

Persona haciendo una lista en un papel

3. La dejadez con los aparatos eléctricos

Es probable que tengas un cargador del móvil enchufado a la corriente y no lo estás usando en este momento. Podemos asegurar que la luz roja de tu televisión está encendida. ¿Tienes el ordenador en reposo y enchufado? 

Estos tres supuestos son más comunes de lo que imaginamos y son responsables de un pico de gasto importante en la factura. Hace unos días publicamos un post con trucos para ahorrar en la factura de la luz. ¡Es el momento de echarle un vistazo!

4. Usar comparadores

Las prisas no son buenas consejeras. Esto se decía hace mucho. Ahora vivimos en un bucle de prisas del que es casi imposible salir. Lo queremos todo ya y rara vez nos gusta pararnos a mirar la letra pequeña. 

Cuando compramos, quedarte con la primera opción es un error. Deja a un lado las prisas y usa las webs que permiten comparar precios y así elegirás la vía que más se adapte a tus posibilidades y en consecuencia, te permita ahorrar. 

5. Valorar más el presupuesto

La costumbre de sentarse y dedicar tiempo a establecer el presupuesto mensual con el que contamos no te convierte en una persona obsesionada por las finanzas. Tener un control sobre tus cuentas es esencial para no llevarte ningún susto, ni excederte en gastos evitables. Por eso, dedica un día a mirar el presupuesto que tienes y a dónde vas a destinar cada gasto. 

¿Has pedido algún préstamo rápido? Hazlo siempre de forma responsable.

Chica usando la calculadora del móvil

Esto son solo 5 gestos diarios que tenemos interiorizados y apenas nos damos cuenta. Si bien, la lista es mayor, pero queríamos reflejar los más comunes. Modular estas costumbres y remar hacia una mejor disciplina financiera es cuestión de voluntad. Pero como dicen, todo esfuerzo tiene su recompensa y este caso la recompensa es deseada por todos.