Atención al cliente 910 60 60 61 info@dinevo.es Horario de atención: Lunes a Viernes 9-21. Sábados 9-14.

¿Cómo financiar una reforma del hogar?

¿Estás pensando en reformar tu casa y no sabes cómo afrontar todos los gastos que esto supone? Pues bien, ya sea porque queremos realizar una reforma integral del hogar o simplemente porque nos apetece hacer algunos cambios es muy importante tener en cuenta los gastos que vamos a acarrear y conocer cuáles son todas las opciones de financiación que tenemos

Desde fondos propios a préstamos rápidos o preconcedidos, las opciones de financiación para ti son múltiples. Sigue leyendo para saber cuál es la que mejor se adapta a tus necesidades.

Tipos de financiación para la reforma del hogar

Fondos propios

La financiación con fondos propios o ahorros es la primera alternativa que debemos tener en cuenta para financiar la totalidad de la reforma del hogar o parte de ella. Lo normal es que si se trata de una reforma grande no se pueda financiar todo con ahorros, pero sí gastos menores como cambiar un electrodoméstico o pintar la casa.

Además, tirar de ahorros propios no solo puede ayudar a reducir costes financieros, sino que también nos da una libertad que no se tiene cuando estamos hablando de financiación de terceros. 

Minicréditos o préstamos rápidos

Si crees que con tus ahorros no es suficiente y consideras que necesitas un pequeño pellizco para poder abarcar la reforma de tu hogar, los minicréditos son la solución perfecta para ti. 

A día de hoy es súper sencillo solicitar uno, ya que la cantidad de dinero no suele ser muy elevada, el trámite es muy rápido e instantáneo y se puede solicitar desde cualquier parte del mundo y a cualquier hora. ¡Así de fácil!

¿Te interesaría solicitar un préstamo rápido? En Dinevo te ofrecemos tu primer préstamo rápido de hasta 300 euros sin intereses ni letra pequeña. 

Préstamo personal 

Es uno de los métodos de financiación más habituales y más conocidos, ya que puedes solicitar hasta 60.000 euros con un porcentaje bajo de intereses y comisiones (en torno al 8%).

Además, tienen un plazo de devolución bastante amplio (entre 12 meses y 8 años), lo que te permitirá establecer una cuota mensual más asequible a corto y largo plazo.

Préstamo preconcedido

En este tipo de préstamos el cliente ya cuenta con el “sí” del banco como resultado de sus buenas relaciones y por contar con un buen perfil financiero. Además, otra de las condiciones es que no se haya solicitado con anterioridad. 

En cuanto al precio del crédito suele variar en función de la solvencia económica del cliente, aunque suele rondar un tipo de interés entre el 5 y el 10%, siendo el plazo de devolución muy similar al resto de préstamos personales. 

El procedimiento suele ser muy rápido, incluso hay casos en los que la tramitación concluye el mismo día de la solicitud. Y además, la TAE apenas aumenta y el precio puede llegar a ser bastante económico. En definitiva, se trata de tener las mismas ventajas que con un préstamo personal pero en un espacio de tiempo mucho menor.

Préstamos ecológicos

Este tipo de préstamo cada vez está ganando más terreno en el sector financiero. Como su nombre indica, son préstamos destinados a financiar proyectos directamente relacionados con la ecología y la sostenibilidad. Por ejemplo, comprar un electrodoméstico que consume menos energía y menos agua, mejorar la eficiencia energética del hogar, etc. 

Normalmente, comprar este tipo de aparatos ecológicos o hacer que todo sea más sostenible suele salir más caro. Es por esto que se crearon este tipo de préstamos ecológicos. Por lo tanto, si enfocas la reforma de tu casa con una perspectiva más ecológica tendrás bastantes posibilidades de conseguir este tipo de préstamo.