Atención al cliente 910 60 60 61 info@dinevo.es Horario de atención: Lunes a Viernes 9-21. Sábados 9-14.

5 malos hábitos que disparan nuestras facturas

La subida en el precio de la luz es un tema que nos ha preocupado mucho a todos en los últimos meses. Viendo cómo está la situación, lo primero que debemos hacer es revisar nuestras rutinas y descubrir cómo poder ahorrar energía y dinero en nuestros hogares

Casi sin darnos cuenta llegamos a derrochar alrededor de un 10% de toda la energía que consumimos. Como no estamos para malgastar nada de dinero, te contamos los mejores tips para no derrochar y ahorrar en tu factura de la luz

Uso de la energía en el hogar

Y tú, ¿haces un uso eficiente de la energía? En muchas ocasiones la respuesta a esta pregunta es no, y normalmente la persona no es consciente de los malos hábitos que tiene en su día a día.

A estos hábitos se les denomina fugas o sumideros energéticos, y son una serie de malas costumbres que hemos consolidado inconscientemente en nuestras rutinas, y que nos llevan a malgastar energía en forma de gas y electricidad, disparando nuestras facturas energéticas.

Si conseguimos detectarlos y neutralizarlos estaremos consiguiendo ahorrar un pequeño porcentaje de nuestro consumo mensual, lo que se refleja en las facturas.

A continuación, te contamos 5 malos hábitos dentro de tu hogar que incrementan los precios y qué hay que hacer para eliminarlos o, al menos, controlarlos. 

5 malos hábitos que disparan las facturas energéticas

El stand-by

Este término hace referencia a la forma de “apagado flotante” que tienen algunos aparatos electrónicos o electrodomésticos como ordenadores, televisiones, etc. Se calcula que no apagar del todo estos aparatos puede llegar a suponer el 15% del consumo que se refleja en las facturas energéticas. 

Corregirlo es muy sencillo, y es que tan solo se deben desenchufar estos aparatos cuando no se estén utilizando o cuando nos vayamos de casa durante un fin de semana o durante unos días de vacaciones. Algunos de los aparatos más comunes son el router, la televisión, las regletas de enchufes, la caldera, el microondas, y un largo etcétera. 

En definitiva, según los estudios apagar todo lo que se queda en stand-by te puede ahorrar en electricidad cerca de 50 € al año aproximadamente.

Solicita uno de nuestros créditos rápidos y paga tus facturas sin preocupaciones. Aquí y ahora.

Poner lavadoras medio llenas

A veces necesitas utilizar una prenda que está para lavar y en lugar de lavarla por separado optas por poner una lavadora con la ropa que ya está en el cubo de la colada. Esto es un grave error, ya que poner una lavadora para unas pocas prendas de ropa es todo un despilfarro

A no ser que tu lavadora sea de carga regulable, debes llenarla entera, ponerla a temperaturas moderadas o bajas y programarla en horas en las que el consumo eléctrico sea menor.

Luces encendidas durante las horas de sol

Afortunadamente, vivimos en un país donde abundan las horas de sol natural, lo que debemos aprovechar. Aún así, hay muchas veces que por despiste o pereza dejamos las luces encendidas en estancias de la casa en las que no es necesario. 

Si eres de los que prefiere no tener que estar pendiente, puedes instalar unos detectores de presencia que se enciendan con tu paso y se apaguen al rato. De esta manera, te podrás asegurar que se está utilizando la luz artificial lo justo y necesario.

Uso desmedido de la calefacción y el aire acondicionado

La calefacción y el aire acondicionado pueden suponer hasta un 50% del consumo energético mensual.  Para reducir el gasto en calefacción deberás evitar radiadores que utilizan resistencias, ya que siempre son más ineficientes y caros. Además, y si aún no lo sabías, la calefacción eléctrica puede llegar a ser hasta cinco veces más cara que la de gas. 

Con el aire acondicionado pasa algo similar, y es que debemos tratar de mantener una temperatura media sin abusar de él. Para esto, trata de aprovechar las horas más frescas del día para ventilar la casa y de reducir los tiempos en los que está en funcionamiento. No es necesario dejar el aire acondicionado funcionando durante horas cuando la casa ya se ha enfriado a los minutos.

Te interesa leer: Cómo ahorrar al poner el lavavajillas y la lavadora

Dispositivos encendidos

Es algo similar al stand-by, pero en este caso hablamos de ordenadores o aparatos electrónicos que dejamos encendidos durante largas jornadas sin ser absolutamente necesario. Esto hace que necesitemos de fuentes de energía más a menudo y, a la larga, que gastemos más.

Cada vez que no estés utilizando un ordenador, una tablet o cualquier dispositivo de ese tipo apágalo o dejalo en modo ahorro de energía. De esta manera, seguro que consigues ahorrar mucha energía a largo plazo.