Atención al cliente 910 60 60 61 info@dinevo.es Horario de atención: Lunes a Viernes 9-21. Sábado 9-14

Qué ocurre al no pagar un recibo de luz, gas o seguro

No son tiempos fáciles. Es una frase que hemos escuchado y leído en muchas conversaciones, en tertulias de televisión y en medios de comunicación en general. La crisis sanitaria del coronavirus ha traído consigo una crisis económica y social. Son muchas las personas que han perdido su trabajo o han visto reducido sus ingresos. También se da el caso de quienes ya tenían una situación de vulnerabilidad económica antes de que el mundo se parara. 

Recibo de la luz

Esto hace que en muchas casas no se pueda hacer frente a algunas de las facturas que reciben. Por eso, vamos a explicar en este post qué ocurre si esto sucede.

El recibo de la luz, el gas o el seguro. ¿Qué pasa si no los pago?

Antes de nada queremos avisar de que somos conscientes de que cada persona y cada familia vive una situación distinta. Por eso, con este post solo pretendemos informar por si se da el caso de que no tengas conocimientos sobre esta cuestión y este texto te sirve de ayuda. 

Al recibir la factura de la luz, tienes 20 días por delante para poder pagarla. Si no lo haces en este plazo, dos meses después de que el recibo haya llegado a tu casa, la empresa suministradora cortará la luz de tu casa. Siempre con previo aviso, claro. 

¿Te ha surgido un imprevisto y necesitas solucionarlo? ¡Solicita un crédito Dinevo!

Si esta circunstancia se da, para volver a tener luz en tu hogar deberás pagar la deuda, los intereses correspondientes y el coste de la reconexión a la red eléctrica. En caso de que así sea, deberás disfrutar del servicio antes de 24 horas. 

Esto mismo ocurre con el gas y la única diferencia es que la devolución del servicio se puede dar antes de las 48 horas en lugar de tardar 24 horas tal y como pasa con el servicio eléctrico. 

Termostato

Con el seguro no tendrás requerimientos en costes 

Los seguros se pagan con antelación. Es decir, cuando los pagas, disfrutas de sus coberturas a lo largo de todo el año. Se trata de un pago que se hace automáticamente aunque previamente te lo notifican. 

Si no haces este pago, la aseguradora no te cubrirá los servicios establecidos. No te estarás en deuda con la empresa. Simplemente, pasado el mes de gracia que ofrecen por si ha surgido algún imprevisto, el servicio se cancela y ya. La cara negativa se da si ocurre algún siniestro. En este caso tendrás que hacer frente a la cuantía total de los costes. 

Te interesa leer: Qué diferencia a un seguro de vida de un seguro de accidentes

No obstante, tienes hasta cinco meses después del impago para poder volver a liquidarlo con iguales condiciones, sin ningún tipo de interés. 

En definitiva, todos los recibos que llegan han de pagarse si queremos seguir contando con el servicio. En el caso de que la factura nos parezca excesiva, también hay que solventarla independientemente de que presentes las quejas correspondientes.